DELITO DE ABANDONO DE FAMILIA POR IMPAGO DE LA HIPOTECA

DELITO DE ABANDONO DE FAMILIA POR IMPAGO DE LA HIPOTECA

La pregunta que nos hacemos hoy, ¿Ante un supuesto impago de la hipoteca puede subsumirse en el delito de abandono de familia tipificado en el artículo 227.1 del Código Penal?

Para empezar hemos de identificar, los elemento delictivos del articulo 227 Cp.-

Los elementos constitutivos del tipo son:

a) La existencia de una resolución judicial firme o convenio aprobado por la autoridad judicial competente que establezca cualquier tipo de prestación económica a favor de un cónyuge o de los hijos del matrimonio.

b) Una conducta omisiva por parte del obligado al pago consistente en el impago reiterado de la prestación económica fijada durante los plazos establecidos en el precepto, que actualmente son dos meses consecutivos o cuatro no consecutivos.

c) Un elemento subjetivo configurado por el conocimiento de la resolución judicial y la voluntad de incumplir la obligación de prestación que aquélla impone. 

 

¿Que pasa si la Sentencia de Divorcio recoge el pago de la mitad de la cuota hipotecaria?

   En el caso examinado, con independencia de la calificación o naturaleza que merezcan las cuotas hipotecarias que gravan la vivienda familiar, si nos encontramos ante una resolución judicial que ha establecido la obligación, “de hacer frente al pago de la mitad de la hipoteca”

   Con independencia de cuál sea la naturaleza de la cuota hipotecaria que grava la vivienda familiar como carga del matrimonio o como deuda de la sociedad de gananciales, lo que es evidente es que cubre una necesidad básica y que la parte que debía pagar el acusado fue tenida en consideración al fijarse, en la resolución judicial que puso fin al matrimonio.

 

CONCLUSIÓN.-

   El impago de la mitad de las cuotas hipotecarias, PUEDE DETERMINAR la ejecución del bien que constituía la vivienda familiar, lo que a su vez determina la privación de su hogar a los menores, y con ello de parte de los alimentos que el acusado venía obligado a proveer.

   No hay que olvidar que comúnmente ambos cónyuges son deudores solidarios y que el impago de las cuotas de amortización del préstamo hipotecario faculta al acreedor a la venta judicial y ulterior despojo de la vivienda mediante el lanzamiento de sus ocupantes.

  Conforme a lo expuesto, debe concluirse estimando que las cuotas hipotecarias constituyen una prestación económica en su sentido legal y gramatical, a cargo de ambos progenitores, con independencia de su naturaleza como carga del matrimonio o como deuda de la sociedad de gananciales.

   Como tal integra el elemento del tipo exigido por el artículo 227.1 del Código Penal. Y en consecuencia, las cuantías adeudadas por este concepto integran el daño procedente del delito que ha de ser reparado conforme a lo dispuesto en el apartado 3 del mismo precepto.

 

Javier Hernández Hernández

Call Now Button